Shadows

Etiquetas

,

Lights are fading back to darkness. It’s ripping again a black hole in my chest. It pours sadness in my path. Yet, in the middle of this obscurity I do not feel imprisoned. I do not feel lost. I know the way forward, and as pitch dark as it may be, it does not scare me, I’ve realized I am most sane in this lightless space. Light brings me insanity, losing sight and control of and over myself and the problems ahead. For a sparkle in the night scares me as much as being in broad light rendering me visible. But in the dark, eyes do not judge, they do not undress your body and your soul, since that’s up to the fear of the unknown. In the dark I hunt and feast on your fears, I laugh and enjoy your tears. I need no light nor eyes to see your soul here. 

I rather be a shadow in the dark, than a shadow in the light where I despise your body and your mind. 

Solitud

Etiquetas

, ,

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado solos. Unos más que otros. En ocasiones mirabas por internet cosas para comprenderte mejor, a veces solo imágenes… ya os digo que en un buscador de internet no encontraréis ninguna imagen que sea capaz de sintetizar todo lo que la “soledad” significa. Porque a veces en la soledad no nos tenemos ni a nosotros mismos, y eso es algo que google parece no comprender cuando le digo que me muestre lo que siento.

Encontrarse solo, puede significar no encontrarse ni a uno mismo, y rara vez encuentro consuelo en textos e imágenes, que ponen al ser humano en el centro. En ese momento, el antropocentrismo es probablemente lo que más se odia, y a la vez más se envidia, y acabas viendo paisajes, donde solo hay un vasto horizonte poblado de montañas, bosques, niebla, hielo, y estrellas. Esas estrellas que te hacen perderte, el espacio, ese vacío que parece que te representa, que es capaz de entender la soledad que habita en esos momentos nuestro interior. Todo eso reflejado sobre la superficie del agua, ya sea de un lago, de un mar, o de un océano, uno siente el mismo impulso irrefrenable de lanzarse de cabeza, como si al zambullirse en el agua, o en el espacio, ese sentimiento fuese a dejarnos. Pero ni el agua, limpia la soledad, ni la atmósfera, consume el sentimiento. A veces solo nos queda esperar el momento de irse a dormir soñando que esa sábana haga las veces de ola, y de manto de estrellas.

Ataraxia de Occidente

Etiquetas

,

Al andar resuenan los latidos en mi pecho, como un altavoz de graves, bombardea mis huesos y recorre mis nervios. A cada lado escaparates de todo lo que pudo ser y no fue. Cristales rotos con trozos de tela enganchados en ellos, alguien intentó forzar la entrada, más adelante otro igual, pero con marcas ya secas, casi negras, como si alguna vez hubiese goteado alguna sustancia. Una avenida interminable, en descenso, con espejos sin reflejo, y una capa de agua que cubre la superficie. Avanzo en ella, cada vez que levanto el pie y lo dejo caer, el agua habla, y las gotas ascienden, nadie hay que vea esto anormal, pero según avanzo el nivel sube. En la acera opuesta un cuerpo, parece un niño, su cara me resulta familiar, pero la lluvia que asciende me dificulta la visión. Avanzar se vuelve más complicado, el agua más espesa, comienza a cambiar de color, y las voces más intensas, y más cercanas. Hay un cuerpo, flotando, boca abajo, lo reconozco, y en ese momento unas manos emergen, arrastrándolo al fondo. Las mismas manos que llevan ya un rato, desde que el agua llegó a mi pecho, empujándome hacia delante. El camino es bastante más simple ahora que ya no floto, ahora que no veo más allá de mi, solo tengo que agachar la cabeza y caminar hacia delante, mientras repito lo que las voces me susurran, no me exigen nada más por permanecer en su mundo, protegido de los sueños y las luchas.

Drowns

Podréis juzgarme, pero nunca conocerme

Etiquetas

, ,

Llegará un día en el que no os mováis por interés. Donde vuestras acciones tengan sentido junto con vuestros pensamientos. Donde lograréis juntar a muchas de las personas a las que les habéis importado para demostrarles que por una vez en la vida no habéis sido unos hipócritas. Un momento donde seguramente hagáis el acto más desinteresado y menos egoísta de vuestras vidas. Como homenaje a todas las personas con quienes jugasteis, a quienes mentisteis, a las cuales usasteis.
Una lástima que ninguno podamos asistir al día de vuestro funeral.

Para el recuerdo

Etiquetas

, ,

Aferrarse a objetos es una mierda.

Tendemos a guardar recuerdos, tanto en nuestra mente como en cajones de nuestras habitaciones, a veces incluso pegados en la pared o colgados de nuestro cuello. Recuerdos que parecen observarnos de noche, mientras aquellos otros pertenecientes a nuestro interior, nos susurran al oído. A estas alturas, os habréis dado cuenta de que esos recuerdos de los que hablo no son agradables, ni nos dejan descansar en paz.

Durante años una caja de cartón habitó una pequeña esquina de una estantería, una caja que contenía una historia apocalíptica en papel, y pedacitos rotos de un corazón que contaban otra historia. Todo envuelto en su papel de embalaje, con su pegatina de origen; Alemania, y su destino; Alemania, pero por alguna razón esa caja volvió a mi, y durante más de tres largos años cohabitó conmigo. Si soy sincero aun sigo sin saber porqué tardé tanto en deshacerme de ella, pero quizá siempre guardé la esperanza de que volviese a aparecer en mi vida, con todo lo que ello significaría. Sin embargo un día decidí coger esa caja, meterla en una bolsa negra, y hacerla desaparecer de mi vida para siempre, aunque en mi mente, esa caja sea el último recuerdo que tenga de aquella experiencia.

Al cabo de un tiempo, llegó a mi poder otro objeto que provocaba una sensación de amargura similar, éste, lo llevé colgado del cuello. Primero con alegría, después con rencor, para acabar dentro de una mochila, dentro de un armario. Poco más de un año después, se lo acabé entregando a una persona que se ha convertido en una fiel heredera de la que fue su dueña.

Ahora, delante de mí, observo una botella de plástico vacía, y a su lado un pequeño libro en formato cuadernillo con letras y palabras que componen poemas e historias. Cuestión de tiempo es que estos objetos encuentren su lugar en mi cuarto, y hagan pervivir la esperanza de que algún día vuelva. Porque se que también erré, y porque además me han herido en mi orgullo, pero sobretodo porque soy incapaz de demostrarle a esa persona que le hago bien en su vida, y si lo mejor es quedarme a solas con mis demonios, que así sea, conviviré con ellos el resto de mi vida, observando los recuerdos tratar de escapar el tormentoso infierno que es la prisión de mi cabeza.

Palabras locas

Etiquetas

, ,

Palabras únicas que rigen nuestra vida. Con una simple palabra te declaran muerto, con una simple palabra te declaras de por vida, con una simple palabra rompes personas, sin embargo una sola palabra no puede expresar sentimientos, una sola palabra no puede crear historias, y una simple palabra no puede olvidar.

Estoy harto del valor de las palabras, del valor de las promesas, y de la manera en la que usamos las palabras. ¿Por qué una palabra debe de valer lo mismo que mil actos? ¿Por qué una palabra puede tener el valor de una vida? empezarla y destruirla. Valientes son las personas que se atreven a jugar con ellas, se creen los dueños de todo cuanto les rodea, y apenas tienen control sobre sus propios pensamientos. Con una palabra te pueden comprar el alma, o al menos vaciar la cuenta corriente. Con una palabra deciden tu futuro y el de quien te rodea. Les damos demasiado valor a las palabras únicas.

Con una simple palabra te juzgan, te declaran ignorante, te alaban por inteligente, o te marginan por diferente. Con UNA ÚNICA palabra puedes darle la vida a alguien, y con una simple palabra puedes desvanecerte, y desaparecer para siempre, de la vida de las personas y, de tu propia vida. Estamos locos.

1/4 de vida

Etiquetas

, ,

Me acerco al cuarto de vida, suponiendo que vaya a vivir cien años, (todos sabemos que no llego a eso ni de coña, no después de tantas horas bebiendo alcohol. Putos borrachos) y ya estoy sufriendo los efectos de encontrarme en ese delicado momento donde decidir si bajar la cabeza o seguir haciendo el capullo por la vida. Supongo que será así hasta que llegue a los treinta y si no he conseguido asentarme, me entre el pánico a “crear una familia” (para eso tendría que creer que estoy preparado para: una relación eterna, una familia, unas responsabilidades, etc) y mantenerla. Mantener… algo que se me da bastante mal teniendo en cuenta que apenas puedo mantener las paredes de mi mente sin derrumbarse, tratando de evitar un frenesí de ira contra esa gente simple que se deja llevar por frases ajenas, por ejemplo. Pero no adelantemos nada.

Cuando llegas a los quince se supone que llega el miedo a dejar de ser niño, y empezar a ser exigido con responsabilidades de adulto, pero con las libertades de un niño. Con veinte te comes el mundo. No hay nada, ni nadie que pueda, y os pueda parar, y después llegan los veinticinco. Que no serían gran cosa, si siguiese solo en mi caparazón, alejado de la realidad, y consumiéndome…si hubiese seguido ahí no estaría escribiendo esto, asique no hay mal que por bien no venga… bien… mmm….

Desde un punto de vista lógico que hace medio siglo uno se plantease asentar la cabeza con esta edad tenía su sentido, a fin de cuentas sabías que al llegar a los sesenta tenías unas posibilidades grandes de estar en la tumba debido a la guerra, alguna enfermedad, o causa natural. Pero ahora, que vivimos cien años, cien… si los reyes de la edad media viviesen lo que nosotros os aseguro que habrían sido menos sanguinarios. Corremos a por todo como si viviésemos un suspiro. Como si mañana fuésemos a morir. (por aquello de; se vive más, implica que hay menos prisa para hacer todo.) Somos humanos, vivimos mucho considerando el tipo de especie que somos, ¿os sentís agobiados porque el mundo va rápido? Pensad en esto, la tierra tarda 1 año en girar alrededor del sol, si fuésemos a caminar(4km/h) la orbita de la tierra tardaríamos unos 648 000 años. No queramos ir tan deprisa que el universo en el que vivimos no va tan rápido.

Después de está digresión. Mezclamos futuro y presente, algunos quieren vivir con veinte lo que va asociado a los treinta, y otros no estamos preparados para con veinticinco, acercarnos a vivir como alguien con treinta o cuarenta. (Suponiendo que un determinado grupo de gente de diferente edad, vive de manera diferente a otro grupo de gente de menor edad.) Pero exigimos y exigimos, queremos coger todo y vivirlo ya para nosotros, coño, para alguien paciente y tranquilo que hay en la vida, que la aprecia por lo que es y la disfruta de una manera que cree correcta y lógica, racional, con respecto a los pensamientos que ha adquirido en su vida, y aprendiendo de nuestra historia, lo queréis alterar. (Tócate los huevos.)

A mi me quedarán muchas cosas por aprender, quizá a ojos de mucha gente soy inmaduro, o ni siquiera llego a los ojos de toda esa gente porque no soy digno de sus estándares (*cough cough*) pero si de algo no se me puede acusar es de actuar de manera ilógica o hipócrita, o de no respetar a las personas, sin embargo, parece que por respetar y no imponerme, se debe de abusar. Tendré miedo a muchas cosas, pero gran parte de el, nace por el hecho de perderme otra tantas. Yo no trato de abarcar más de lo que puedo, sino de no cerrarme caminos. Hay muchas estrellas ahí arriba, pero con lo “poco” de aquí abajo, me sobra para toda mi vida.