Etiquetas

No sabría muy bien explicar qué pasa. Pero me encuentro mal, o no me encuentro cómodo, o tengo miedo, o tengo incertidumbre, o dudo. Me muevo entre esferas en sueños, nubes y nieblas, flashes que me ciegan y me revelan cosas, y aun así desconozco el significado. Solo soy capaz de sentir, a descargas, a impulsos. Fluctúan en mi interior tantas sensaciones y dudas que a veces desearía perder la cabeza.

He llegado un punto en el que creo que soy totalmente nocivo para la vida de las personas. Tengo miedo a entrar en sus vidas, porque todo ha salido mal siempre, pero por otro lado, quiero poder entrar y ver si por primera vez saldrá bien. Por otro lado se une el miedo a ser rechazado, a no cumplir, hundirme bajo el peso de las expectativas que dicen no existir, pero están presentes. ¿Cómo explicar todo esto? A veces pienso que soy como un naufrago que cuando ve tierra, se carga de peso justo antes de llegar a la orilla.

Tengo que aprender a superar todo eso, pero es tan difícil. Es tan abrumador y mi mente es tan inmadura, está tan golpeada que actúa por reflejo, y escribiendo esto me escudo en ello. Pero no se como superarlo, no creo que esté dentro de mi, aunque sepa que hacer, no se como hacerlo. Me estanco. No otra vez. Por favor Pablo, no agaches la cabeza, inténtalo, la cueva siempre existirá, pero las oportunidades nunca vuelven. El tiempo, siempre es el maldito tiempo, maldita dimensión. No se ni como acabar esto. No se nada, es asqueroso, sentir y no saber qué. Lo peor es que ha llegado de improvisto.