Etiquetas

Está Ego realmente muerto?

Para quien no lo sepa, Ego es, era una parte de mi. Era la razón cuando me hacía falta, la cordura, la lógica, al mismo tiempo era el que me ponía a mi, por delante de todo y también era el guardián de los muros que separaban a mis demonios de la realidad.

Estos días, esos muros han ido cayendo producto del egoísmo, la tontería adolescente, y la indiferencia que he recibido de una persona. Mientras esos muros caían a pedazos, Ego trataba de sostenerlos, de repararlos, no podía dejar que todos los demonios que viven dentro de mi saliesen por completo. Sabía que de pasar eso, sería el fin de mi vida. A pesar de eso, la mañana del sábado, me prestó su último servicio, sin querer preocuparme de lo que podía ocurrir, hablamos, escribimos nuestro diálogo, y le dio reposo a mi corazón.

Por desgracia, horas más tarde Ego perecería a manos de todos los demonios que habitan en mi. Desapareció luchando por mi, tratando de salvarme de lo que venía. Cayó como siempre hemos deseado, luchando por nosotros mismos. Durante las siguientes horas, los demonios me consumieron. Deseando la muerte, el dolor insufrible. Hasta que al final, con los primeros rayos del alba, el trono que había dejado Ego, fue ocupado. Ese demonio encarna ahora mis deseos, encarna mi lógica, y todo sobre cuanto Ego tenía poder.

La muerte llegará a mi, seguramente pronto, pues voy a dejarme consumir por todo lo que existe en mi interior, pero los demonios no serán los únicos que me devoren, porque yo también voy a devorarlos a ellos, junto con todo aquello que haya cruzado o cruce mi camino.