Si la primera entrada al respecto, trataba ded 2010 hasta mediados de 2012, esta trata desde ese momento que perdí el contacto habitual con Cam, y cuando empecé la carrera. Quiero hablar sobre dos de aquellas personas que considero amigos. Algo que comenzó allá por finales de 2012.

Es algo que salta a la vista para quien me conoce, que soy una persona bastante introvertida, y de compleja sociabilidad. Hasta el momento de empezar la universidad, mi vida había sido de todo menos normal, y mi vida social… seguía el mismo camino. Había tenido muchos compañeros a lo largo del camino, tanto en el colegio, como en los deportes que había practicado, pero a excepción de Rubén, (un amigo de la infancia) no había tenido la oportunidad de poder volver a llamar a alguien “amigo.”

Pues bien, Julio fue el primero en cambiar mi vida, normalizarla, el primero al que consideré mi amigo. Me enseñó a vivir, me enseñó la parte de la vida que desconocía, me enseñó y me enseña a ser un amigo, (a pesar de que fracaso estrepitosamente debido a mis “costumbres”), me ofreció eso que no sabía que quería, pero que necesitaba; normalidad. Después, todo fue cuestión de tiempo, y antes de darme cuenta, ya consideraba a Carles, a Alex, Ricardo, y alguna persona más, amigos. A pesar de mi complicada afición a recluirme en mi mismo, todos ellos, en menor o mayor medida, han contribuido a que volviese a ver la amistad con otros ojos.

Ahora bien, ¿por qué Carles?. Él es una de esas personas que de verdad quieres en tu vida. Sencillamente es una buena persona en todos los sentidos de la palabra. O al menos, eso es lo que ha dejado mostrar, y una vez que conoces un poco su vida, no te cabe duda de ello. Al igual que Julio, Carles, me ha enseñado a comprender la vida desde otro punto de vista, a ver las cosas de diferente manera, a tomarme las cosas tal y como son, aprovechando el momento y compartiéndolo. Tampoco encuentro más y mejores palabras para describir todo esto.

Personalmente opino que he tenido una de las mayores fortunas al encontrarme con el grupo de personas con las que me encontré en primero de carrera. Porque todos, Julio, Carles, Alex, Aitor, Ricardo, Toni, Luis, Jesús, todos ellos, me han enseñado algo, y me han dado momentos que de verdad necesitaba en mi vida, me han dado amistad, y de mejor o peor manera, he intentado corresponder, y a pesar de mis fallos, ellos han seguido ahí. Por eso, hago esta segunda entrada, porque a pesar de mi forma de ser reservada, complicada y caótica, quería daros las gracias por haber sido esas personas en quien puedo confiar, y en quien puedo verdaderamente llamar amigos. Gracias.

En la siguiente entrada hablaré sobre una persona en concreto.